El camino que debe seguir Chile

Por Ariel Markovits, 16 de noviembre del 2022

Voy al trabajo y al bajar las escaleras veo una persona estudiando tora, al día siguiente una señora musulmana haciendo los rezos, en cada casa hay Mezuzot (símbolo judío a la entrada de cada puerta), banderas de Israel por todos lados, símbolos judíos y palabras de Torah en cada tienda, restaurant y casa, Israel es un país bendito para todos sus habitantes y el que vive acá, sea judío, cristiano, musulmán o laico lo siente y agradece.

En nuestro amado Chile la conexión con los símbolos religiosos cristianos, que son la mayoría de los ciudadanos solo se ven en iglesias y en algunas casas, símbolos patrios solo en partidos de futbol y en las fiestas patrias, no se siente ni se ve intento de conexión con Dios ni un orgullo masivo por la patria.

Hoy en Chile se percibe un ambiente de arrogancia, discusiones, opiniones cargadas de verdades reveladas, desconfianzas, rabias y odios que tienen al país en un rumbo destructivo y poco esperanzador, uno ve desde lejos como el salvajismo está tomando más fuerza en el país y lo que se ve son expresiones incivilizadas en todas partes, falta de pudor, ignorancia y sobre todo desagradecimiento por toda la historia nacional y el tremendo esfuerzo que hicieron las generaciones anteriores para convertir a Chile en la economía más fuerte y estable de Latinoamérica, eso queridos amigos, es algo que nuestros abuelos y padres lograron, a punta de mucho trabajo, humildad y orgullo de lo que hacían.

No fueron ni los militares, ni los políticos de derecha o izquierda, ni los líderes religiosos los que lograron eso, fue un esfuerzo coordinado de trabajadores, profesionales, pymes y empresarios que, a pesar de la clase dirigente, que en el mejor de los casos te deja tranquilo, se logró que uno de los países más pobres del continente llegara a posiciones altas en áreas de economía, educación, infraestructura y seguridad financiera.

¿Cómo salimos de este círculo vicioso de odio y arrogancia?, creo que tenemos dos caminos, uno que es muy difícil desde el punto de vista espiritual, dejar la arrogancia y volver a la humildad, en la que nos acordemos que somos unos simples primates con un cerebro más desarrollado y que no tenemos ninguna posibilidad de tener una solución absoluta a los problemas políticos del país. No hay soluciones mágicas ni de derecha ni de izquierda, todo es difícil y lleno de errores. El otro camino más fácil desde el punto de vista espiritual, seria soltar nuestra fuerza animal e imponer al otro nuestro punto de vista, lo que va a tensar el conflicto y en algún momento uno se va a imponer a otro por la fuerza, seguramente con mucha violencia, pero tarde o temprano por desgaste se llega a una tregua o era tranquila.

Ambos caminos llevan al término de la crisis e incertidumbre, pero obviamente con dispares resultados para el bienestar de los ciudadanos comunes, que vivimos del trabajo diario.

Es por eso que hago un humilde llamado a cada ciudadano de Chile y en especial a los líderes políticos, mediáticos y empresariales que tienen mayor influencia en el rumbo del país, que bajen la guardia y sean lo más generosos posibles en dos temas fundamentales para una República, que son llegar a un amplio acuerdo en cuidar al máximo la economía que genera empleos y la seguridad interna del país, que los criminales, sean de cuello y corbata, ladrones, estafadores, traficantes, combatientes, vándalos, corruptos y matones sepan que Chile es un país que se va a pagar muy caro estas actividades y que no debe temblar la mano a la clase política de aprobar leyes muy severas a los criminales en Chile.

No importa si un gobierno es progresista, conservador, liberal u otro, estos dos aspectos son fundamentales para que los simples ciudadanos puedan prosperar con su esfuerzo. Hasta el mas tonto se puede dar cuenta que esto no es una agenda ideológica, sino que simple sobrevivencia y que en este duro momento llego la hora de mantener la Republica y dejar la arrogancia, en una de esas con mayor humildad y visión, van a tener la misma bendición que nos cuida y nos protege en Israel.

Que Hashem (Dios) bendiga a cada uno de ustedes

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s